Santiago de Cuba. Foto: Periódico ACN.

En la provincia de Santiago de Cuba se aplican medidas extraordinarias en apoyo a la actual zafra, que en tres centrales que muelen en este territorio prevé producir  88 mil 196 toneladas (t) de azúcar, como saludo al primero de mayo, Día Internacional de los Trabajadores.

Quedan por delante más de 130 días de una contienda que comenzó inestable y con retraso en la arrancada de los ingenios por averías en el transporte automotor, en áreas de molida y lluvias constantes del anterior diciembre que paralizaron las labores por varias jornadas debido a la humedad del suelo.

Beatriz Johnson, presidenta de la Asamblea Provincial del Poder Popular, aprobó grupos de trabajo en las localidades donde se ubican los centrales Julio Antonio Mella, Paquito Rosales y Dos Ríos, con la activa participación de los Consejos de Administración y empresas del territorio para solucionar dificultades al momento.

La también miembro del Consejo de Estado explicó, en esta urbe, que el país apuesta por el rescate de la industria azucarera como un sector estratégico para el desarrollo que no puede quedar solo en la tradición, historia y cultura.

Mencionó al equipo del territorio identificado con los problemas e integrado por jefes de las empresas de Servicio Automotor Cecilio Sánchez Valiente, de esta ciudad, el Grupo Industrial Automotor UNECAMOTO,  la Constructora de Obras de Ingeniería número 24 y Transmec, entre otras.

Están, además, la  Empresa Eléctrica, la reparadora de neumáticos Poligom, reparadores de caminos y el Poder Popular, vinculados a una mayor atención a pelotones y brigadas de corte manual y mecanizado, a los centros de acopio y para garantizar la gastronomía y reanimación de los bateyes.

Fidel González, jefe de la Unidad de apoyo a productores, del central Paquito Rosales, de San Luis, reconoció que empezaron con cuatro días de atraso y no hubo estabilidad en el arranque, seguido de permanentes lluvias y roturas.

A todo ese esfuerzo se une el  sistema de pago con una  alta distribución de las utilidades para los que más caña aporten con calidad y sin elementos extraños y los que transformen la materia prima y le den un valor agregado, concluyó Fidel González.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *