Todo el que visita y recorre Cuba, divisa en los campos antiguas edificaciones que se distinguen por sus altas chimeneas sobresaliendo en el horizonte.
Son centrales azucareros, industrias productoras de azúcar que se extrae de la caña de azúcar. Durante siglos fue la actividad económica principal del país.

Hoy solo se mantienen en producción algunos de estos centrales, la gran mayoría han dejado de funcionar, pero se mantienen en pie parte de la estructura de muchos de ellos.

De algunos antiguos ingenios solo sobrevive la antigua torre y algunas ruinas.
Todos ellos forman parte del patrimonio histórico de Cuba.

Por su importancia histórica, en este artículo compartimos información sobre los centrales e ingenios azucareros de Cuba, estén en activo o hayan sido desactivados.

La industria azucarera cubana

El cultivo de la caña y la producción de azúcar han sido las principales actividades económicas de Cuba durante varios siglos y forman parte de nuestra cultura.
En toda la historia, obras literarias y artísticas, se hace mención a ingenios, cañaverales y centrales azucareros.
Ingenios famosos fueron La Demajagua y Triunvirato.
Gran parte de las poblaciones, carreteras y la red ferroviaria existente, estuvo relacionada de una u otra forma con la producción azucarera.
Se habla de ingenios y centrales azucareros, pero existe una gran diferencia que explicamos a continuación.

Ingenios azucareros en Cuba

Se les llamaba Ingenios a las antiguas fábricas productoras de azúcar, que usaban como fuerza motriz en los trapiches donde se molía la caña, bueyes y otros animales. El tiro o transporte de la caña desde el cañaveral, se hacía de la misma forma.
Muchos de ellos no producían azúcar, sino una melaza que era transportada a otros capacitados para ello.
En 1830 existían más de mil ingenios que producían unas 94 mil toneladas de azúcar.
Se destacaban varios lugares de Cuba por la proliferación de estas fábricas, como el Valle de los Ingenios en Trinidad y el Valle de Güines.
El Valle de los Ingenios, Patrimonio de la Humanidad, es el único lugar donde se conservan ruinas de antiguos ingenios, entre ellos el Manaca-Iznaga, Buena Vista, Delicias, Guáimaro y Magua, e instalaciones de los ingenios San Isidro de los Destiladeros (en la Lista de Monumentos en peligro de la World Monuments Funds) y Santa Elena.

El Ingenio Buena Vista en el Valle de los Ingenios en Trinidad en 1852. Copia de un grabado del litógrafo y pintor cubano Eduardo Laplante, que aparece en “El libro de los ingenios”.
En la actualidad solo quedan restos de la casa de vivienda (en la imagen situada sobre la elevación), la terraza de los jardines y el cementerio de los esclavos.

Ver foto a mayor tamaño

Otro lugar a destacar es el Ingenio Carolina, un Monumento local en Cienfuegos, el testimonio más completo que se conserva en el país de un asentamiento rural del Siglo XIX, vinculado con la industria azucarera.

En otros lugares del país prácticamente no quedan restos en la actualidad de estos antiguos ingenios, solo sobrevive alguna que otra chimenea y ruinas de su estructura, como en el famoso Ingenio Alejandría, un Monumento Nacional.
Muchos de ellos eran verdaderas reliquias históricas, que se dejaron desaparecer por no conservar sus restos adecuadamente.

Centrales azucareros en Cuba

A partir de 1840 que se introduce la máquina de vapor, los molinos horizontales de tres masas, los tachos al vacío y otras mejoras, comienza la llamada Revolución Técnica del Azúcar.

Muchos antiguos ingenios se amplían y mejoran tecnológicamente y se les comienza a llamar Centrales Azucareros.
Para el tiro de la caña se comenzó a usar el ferrocarril, que se había introducido en 1837, cuyas locomotoras eran alimentadas con carbón de piedra, para lo que se construyeron miles de kilómetros de vías férreas.

Muchos poblados actuales, carreteras y redes de ferrocarril de todo el país, deben su existencia a antiguos centrales azucareros.
De acuerdo al libro de Antonio Núñez Jiménez “La liberación de las islas” de 1959, al triunfo de la Revolución existían 161 centrales, de los cuales se desactivaron 11 por su obsolescencia.

De ellos 121 eran cubanos, 36 norteamericanos, 2 españoles y 1 de capital francés.
Posteriormente en 1970 se desactivaron varios centrales ya obsoletos, pero la cifra se equilibró pocos años después, con nuevos centrales construidos a partir de 1980, como el 30 de Noviembre y Batalla de las Guásimas.

El verdadero desastre de la industria azucarera comenzó en el año 2002.

Desactivación de centrales azucareros en el 2002

En el año 2002 con la llamada tarea Álvaro Reinoso, se paralizaron y desactivaron gran cantidad de centrales azucareros.
Muchos de ellos se comenzaron a desarmar, trasladando sus maquinarias a otros más eficientes o convirtiéndolas a chatarra.
Algunos de reutilizaron transformando parte de sus instalaciones para otras actividades.

Cuatro centrales que se encontraban cerca de zonas turísticas fueron convertidos en museos. El principal de ellos usa las instalaciones del antiguo Central Reforma en Caibarién y está enfocado en los visitantes de los cercanos cayos del norte de Villa Clara.
Los restos de los centrales cayeron en un total abandono.

Muchas locomotoras se movieron a distintos lugares expositivos donde se conservan. Antigua locomotora de vapor del Central Merceditas, en exhibición frente a los almacenes de Azcuba a la entrada de Güines.

Todo este proceso ha sido traumático para las personas empleadas en la antigua actividad azucarera y para los bateyes que dependían de ella para su existencia y que hoy son verdaderos fantasmas de lo que fueron en un tiempo.
Actualmente en cada zafra funcionan como promedio 54 centrales.

Lista de los Centrales Azucareros de Cuba

A continuación listamos los centrales azucareros de Cuba, de los que hemos obtenido información, que aún están en pie de alguna u otra forma.

Están ordenados por su ubicación de acuerdo a la actual división político-administrativa del 2010.
Relacionamos los nombres que poseían antes de 1959 y el nombre que les fue asignado después del triunfo de la Revolución.

También agregamos de ser posible la fecha de construcción y detalles de interés de los centrales más famosos del país.
Se indican los centrales actualmente activos con las letras OK y los desactivados o paralizados mediante la tarea Álvaro Reinoso se indican con las siglas AR.

La @ (arroba) indica la capacidad de molienda en miles de arrobas de caña cada 24 horas.
La letra R junto al nombre del central indica que poseía una refinería.
En un antiguo Mapa de los Paisajes de Cuba de 1949 que compartimos en otro artículo, se puede comprobar la ubicación de todos los centrales azucareros en activo en esa fecha.

Los enlaces en el nombre de algunos centrales, conducen a otras páginas con más información o cargan viejas fotos de los centrales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *