Foto de Archivo.

Cuando la zafra sobrepasa los 100 de operaciones, los azucareros de la provincia de Cienfuegos confían en sostener el primer lugar nacional en la evaluación integral del Grupo Empresarial AZCUBA, al tiempo de concentrar los esfuerzos a fin de resarcir los atrasos del plan de producción de crudo.

Al decir de María Nerelys Quintana Brunet, directora de Informática, Comunicación y Análisis de la Empresa Azucarera Cienfuegos (EAC), desde el inicio mismo de la contienda los centrales en activos, 14 de Julio de Rodas, Ciudad Caracas de Lajas, y Antonio Sánchez de Aguada, han mantenido indicadores que los ubican hoy en los tres primeros puestos del país, por ese mismo orden.

Sin embargo, aclara la directiva, que de manera general, la EAC muestra un inclumplimiento de unas 12 mil 200 toneladas del dulce, según lo planificado hasta la fecha. “Por supuesto, recalca, no renunciamos a sellar el compromiso productivo para los primeros días del mes de mayo, por lo que los trabadores del sector apuestan por el incremento de los niveles de eficiencia, en especial el rendimiento industrial”.

Roturas de equipos de corte y el déficit de combustible han incidido en el cumplimiento de la tarea diaria en el campo, situación directamente proporcional a la molida, la que ahora mismo exhibe un acumulado del 63 por ciento, dada la inestabilidad de la materia prima que va a los molinos.

En otro orden, la generación eléctrica posibilita autoabastecer de esa energía a las tres industrias y cumplen con el compromiso de entrega al Sistema Electroenergético Nacional. Por su lado, al “14” apenas le restan unas 5 mil 780 t del dulce por ensacar, que como se sabe tiene por destino la canasta básica de la población en la provincia de Cienfuegos y el municipio especial Isla de la Juventud.

Una vez más los azucareros sureños se enfrentan a una zafra tensa y compleja contienda, en medio de la pandemia provocada por la Covid-19, situación epidemiológica que obliga a extremar las medidas higiénico-sanitarias, y al mismo tiempo el déficit de recursos de todo tipo, derivado, por una parte, por la propia enfermedad, y, por otra, el recrudecimiento del bloqueo económico, financiero y comercial impuesto por el gobierno de los Estados Unidos.

Colaboración especial del Periódico 5 de Septiembre.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *