En Ciego de Ávila se requiere una mayor atención a la producción de caña principalmente en unidades de bajos rendimientos agrícolas. Foto tomada de Internet.

Destrabar todo lo que obstaculiza las producciones en la agroindustria azucarera y sus derivados, prioridad de la estrategia cubana de desarrollo económico-social, constituyó uno de los principales planteamientos en el Pleno Provincial de la Central de Trabajadores de Cuba en Ciego de Ávila.

Los participantes llegaron a la conclusión de que se requiere detener el decrecimiento principalmente en las unidades con rendimientos inferiores a las 33 toneladas de caña por hectárea que fueron 10 las bases productivas con ese resultado en la pasada zafra.

Además, el informe analizado en la reunión reflejaba incumplimientos este año en la roturación de las tierras, la limpia, la siembra y la resiembra de la gramínea.

El director de la Empresa Azucarera en Ciego de Ávila, Eduardo Larrosa Vázquez, afirmó que se impone desde ya una administración eficiente principalmente de los recursos financieros, a partir del incremento del precio de la caña que ha favorecido a sus productores, por lo tanto mantener bajos rendimientos agrícolas conllevaría entregar esas tierras a otras formas productivas rentables.

Lógica decisión si se tiene en cuenta el esfuerzo para la realización de la reforma general de salarios y otras acciones de la Tarea de Ordenamiento Monetario en el país, por lo tanto no están a tono con esos cambios los que no aprovechan la doble jornada en la agricultura, donde se pagan seis en vez de ocho horas de trabajo, donde hay déficit económico-financiero, entre otras deficiencias que repercuten en menores volúmenes de caña, azúcar y dinero para los trabajadores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *